VIVALDI, A.: Fantasía sobre «Las cuatro estaciones»